Visite también......

domingo, 9 de marzo de 2008

Motivo para una cajita de música



En otoño, las calles,
en el barrio, se tiñen
de una especial atmósfera, de silencio con alas.
Casi con el aroma de un estío
apenas olvidado.
Son calles como sueños
pero despiertas, lúcidas.

Soñar es estar vivo.

Siempre amaré estas calles, con su color de pueblo,
cuna de la esperanza, camino del recuerdo.
Sus tendidos crepúsculos y su mañanas altas
me dieron el fervor. Yo les devuelvo sueños.

El poema es un sueño.

En otoño, las calles...

En otoño, las calles
melancólicas sueñan
que viven porque saben
que saben porque sueñan.


Raúl González Tuñón (Argentina, 1905-1974)



3 comentarios:

Pneuma dijo...

Entrañable. ¿Cómo conseguiste que el autor te cediera la foto que le inspiró el poema?

¿Seguirán vendiendo cajitas de música? La última que tuve era solamente la maquinaria, y recuerdo que tocaba el "Para Elisa". A pesar de ver claramente cómo rodaban los engranajes mientras se desplegaba el resorte, no por eso cedía el encanto de la melodía. Cosas de mis otoños.

Alina M dijo...

Yo he visto varias cajitas de música.
Todas de Oriente, todas de plástico.
Si se te cae alguna y se rompe, no sólo puedes verle el mecanismo. También puedes ir y comprar otra, pues cuestan lo mismo que un reloj barato.
¡Ay!

ikiru dijo...

¿Se empieza a oler el aliento de abril en las calles de Buenos Aires?